15 mayo, 2006

Una experiencia perdurable.

Por Alejandra Conejera

Desde el momento que se nos comunicaron la tarea de crear un blog, tuve la leve sospecha que iba a resultar un tanto complicado. Aunque con el pasar de las semanas lo veía como un trabajo , donde lo más importante era disfrutar de la posibilidad de interactuar en un espacio que resultaba ser un medio pequeño. Siendo a la vez, un área de expresión para estudiantes de periodismo que sólo querían entregar su visión sobre el periodismo comunitario.

La primera experiencia como integrante de este pequeño, pero significativo trabajo, fue visitar una radio comunitaria que me hizo confirmar lo maravilloso que pueden ser las comunicaciones. Estar en contacto directo con las necesidades e ideales de cada integrante de una comuna, tratando a la vez de satisfacerlas para contribuir a la población. Además, no sólo fui parte un día de este equipo, sino también recibí una invitación para participar semanalmente.

A pesar de lo complicado que resultó este trabajo en un principio, las retribuciones posteriores compensaron lo desordenados e irresponsables que fuimos en un principio. Fue dificultoso organizarse, ya que todos teníamos actividades distintas que a la larga afectaron el desarrollo de éste, pero no nos imposibilitó para crear buenos textos con el pensamiento de cada uno.

En definitiva, no fue una labor aburrida y fastidiosa, sino una forma de expresar nuestras opiniones referentes al tema. En lo personal, no tenía conocimiento de las funciones de un blog ni menos del formato que debía tener éste. Aprendí una nueva forma de hacer periodismo que en un futuro me ayudará a ser una profesional con mayor conocimiento...