09 mayo, 2006

¿Señal o ley pirata?

"La radio podría ser el sistema de comunicación pública más maravilloso que se pueda imaginar…si fuera capaz, no sólo de transmitir, sino también de recibir, permitiendo así que el oyente, además de escuchar, hable" Bertolt Brecht
Antaño conocidas como Radios Piratas, hoy por hoy como Radios Comunitarias, aparecieron fortuitamente en Chile en la década de los 80` ligadas a grupos de oposición a la dictadura de Pinochet en sectores de la región metropolitana, pero su entrada masiva se da con la ley de Telecomunicaciones en 1994. Hoy surgen por gente que tiene el afán de contribuir a su comunidad o localidad, de pronunciarse y exponer sus inquietudes o sencillamente por que están más que aburridos de las radioemisoras comerciales, que en su gran mayoría siguen el ritmo de la moda e informan de realidades demasiado alejadas del contexto en el que se desenvuelve un ciudadano común.
Algunas exigencias que impone la Subsecretaría de Telecomunicaciones (SUBTEL), para la existencia de estas radios comunitarias son: cobertura de un Watt, imposibilidad de generar financiamiento a través de publicidad, duración de concesión de tres años (no necesariamente renovable) a diferencia de los 20 años para radios comerciales. También están los engorrosos papeleos de postulación, para lo que requieren de asesorías técnicas que superan los trescientos mil pesos. Así quienes son partes de estos colectivos han debido hacer magia para solventar estas asesorías, además de los costos operacionales.
Es el caso de la mayoría de las radios que existieron al aire algún día en Valparaíso y que han debido bajar sus transmisiones por no ir a la par con las exigencias que el organismo anteriormente mencionado le impone para cumplir, a pesar de ser una plataforma de interacción social y un espacio abierto a las comunidades. Entre ellas la radio Placeres, una de las con mayor alcance y relevancia.
Esta radio llevaba el mismo nombre del cerro que la vio nacer (Cerro Los Placeres) luego de ser acreedora de un no muy bien ponderado (juicio personal) FONDART el año 1989. Con una propuesta alternativa y diversa, parte sus transmisiones, cuya tónica radica en la libertad de exponer propuestas definidas y representativas, ya sea de un estilo musical, pensamiento y/o subcultura determinada. El público objetivo de esta radio sólo debe cumplir con la condición de tener los oídos y la mente "abierta" para escuchar de todo, pues su programación da para diversos estratos sociales, independientes de la edad, sexo, ocupación, etc.
Conforme pasa el tiempo, la Radio Placeres empieza a tomar cada vez más fuerza como arma de denuncia de ciudadanos sin voz influyente pero con algo que decir. No obstante, como no hay plazo que no se cumpla ni deuda que no se pague, a mediados de los 90´ la emisora es allanada por carabineros y todos sus equipos son expropiados. Según me relata Cristián Zúñiga, uno de los fundadores, los únicos equipos que pudieron salvar fueron un televisor, discos de música, un hervidor eléctrico, un equipo reproductor de DVD y un microondas que tuvieron que vender para pagar parte de la fianza. ¿La razón? "Lo único que gritaban los pacos era que según la ley transmitir sin autorización es un delito de acción pública penado con 500 y un días de cárcel" cuenta Cristián.
Como era de esperarse, un buen proyecto y de esta envergadura social no hay fuerza policial ni ley que lo opaque, así que "presos de esa porfía que sólo invade cuando coartan la libertad de expresarte, seguimos para callados con el proyecto de reabrir transmisiones y así lo hicimos a fines de los 90´, claro que nos volvieron a cerrar el 2001 aduciendo a la misma razón, ilegalidad, sin tomar en cuanta en absoluto el alcance que estábamos teniendo debido al aporte a la comunidad". Sin embargo, aproximadamente dos años más tarde la emisora reabre sus transmisiones "pirateando señal", pero a diferencia de los años anteriores, cuenta con un apoyo irrevocable, de todo tipo de entidades preocupadas por el desarrollo comunitario y por supuesto con fieles auditores, entonces Radio Placeres se convierte en un secreto a voces.
En la actualidad se perfila como la radio comunitaria de Valparaíso con mayor alcance y difusión de las verdaderas necesidades e inquietudes de los ciudadanos porteños. Siempre manteniendo el espíritu contestatario que la caracteriza desde sus inicios hasta su insospechado fin, con programas como El Club de los Grillos (denuncia de vicios gubernamentales), Ruleta Rusa (actualidad nacional e internacional), Mundo Placeres ( qué hacer porteño), Infusión (medicina homeopática), Aterrizaje Forzoso ( derechos del hombre), Tostaky (música y poesía), Macroscopio Ambiental (medio ambiente) entre otros, la parrilla de la radio abarca de todo y a todos.
Como el caso de esta, hay muchos, constantemente al asecho de que la autoritaria ley haga cumplir sus rigores en pos de lo que algunos consideran como "legalmente fiable". Esos algunos que se traducen en "los" organismo reguladores de la comunicación en Chile, que quien sabe qué criterios ocupan para seleccionar lo que aporta o no a la comunidad. El punto clave para entenderlo al parecer está en lo que vende, tomando en cuenta el supuesto poco potencial que este tipo de emisoras tiene con respecto a la publicidad, lo paradojal es que este nunca podrá ser medido si ni siquiera se les permite el autoabastecimiento por medio de publicidad, teniendo que ingeniárselas con otro tipo de actividades para mantener los gatos que significa mantener en pie una radio.
En Chile, como opción a la SUBTEL, que a ojos de algunos protege e impulsa el afán netamente capitalista de algunos medios, nace la Asociación Nacional de Radios Comunitarias y Ciudadanas de Chile (ANARCICH). Entre los principios de este organismo está el derecho a la libertad de expresión y opinión, democratizar la información y las comunicaciones, asegurar contenidos socioculturales y temas ciudadanos basados en la no discriminación, respeto a la diversidad cultural y del medio ambiente, la promoción de la expresión y participación de los actores locales en las respectivas comunas, agrupaciones, sindicatos, etc. Esperemos que este organismo pueda impulsar una ley amplia y justa que permita seguir en pie a todas las iniciativas que contribuyan el desarrollo local para así hacer más fuerte el progreso global.
Por Camila Zapata

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home