15 mayo, 2006

Revista Cavila: Fragmentos mentales y mal humor

Por Claudia Ulloa A.
Un día de verano llegó mi tía buena onda a la casa. Y me dijo: ¡Mira Claudia! esto me lo dieron por ahí…para que lo veas…de más que te sirve para lo que estás estudiando. A mis manos llegó una gran hoja colorida, hecha pequeña a través de dobleces, que traía en cada una de sus carillas: historias, crónicas, reportajes. Que tratan sobre la vida porteña. Esta original revista, tiene en su nombre un mensaje implícito. Pues cavilar significa pensar con intención o profundidad en algo. Cavila es la orden de pensar. Entonces, irónicamente, se puede entender que en un país en que todos están acostumbrados a que los manden y correteen para hacer las cosas, ¿Por qué no se puede ordenar a la gente que piense en vez de que compre cosas? Su formato ayuda mucho a este principio, ya que al ser falsamente pequeña, provoca leer cada una de sus aristas, terminando de leerla por completo. A diferencia de otras donde rara vez se lee la revista completa. Esta revista coge temas de la comunidad porteña que salen del underground. Pareciera ser una revista contracultural, puesto que se enfrenta a un orden establecido en el terreno de los supuestos aportes culturales que defienden la identidad cultural y el patrimonio. Plantea temáticas de género, de nuestros pueblos originarios, de la identidad local porteña, de sexo, del “yo” que tan mal explotado está en otros medios, porque se habla sin una conexión social y temporal, acá se trata de hablar del “yo”, pero conectados al mundo. También, contiene columnas de guerrilla suramericana sobre la cultura latinoamericana, críticas literarias y columnas de relato gráfico en la cual se experimenta mostrando historias a través de imágenes. Una de las cosas que más me llamó la atención, además del formato, fue lo escrito en los créditos: “Todas las afirmaciones hechas en esta revistan pasan a ser de absoluta responsabilidad de quien las lee. Sólo nos podemos hacer cargo de nuestras subjetividades, no de los juicios de valor de nuestros lectores”. Ahí claramente se entiende la línea editorial de este medio alternativo. La revista es sin fines de lucro, la distribución es gratuita y su financiamiento se logra por medio de cooperaciones voluntarias. La reviste la pueden encontrar en la editorial La Cáfila, en el Parque cultural Ex - Carcel, y si quieren ver un ejemplar, pueden contactarme en la escuela y les mostraré el que tengo.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home