05 mayo, 2006

En la Búsqueda de la verdad…

Por Claudia Ulloa A.
“Y la vida humana no se desarrolla sólo en los campos de batalla y en los gabinetes presidenciales. También se desarrolla en las chacras, entre plantas y gallinas en las casas de juego, en los prostíbulos en los colegios, en las fábricas, en los romances de esquina. De eso quise hacer mi poesía. De esa materia humilde y humillada, De esa vida oscura y oprimida, porque el canto no puede ser una traición a la vida, y sólo es justo cantar si nuestro canto arrastra consigo las personas y las cosas que no tienen voz.” Ferreira Gullar[1]
A raíz de lo escrito por el compañero Mauricio, me di cuenta que uno de los primeros pasos para hacer crecer esta pequeña comunidad, era aclarar conceptos acerca de este bello tema: Periodismo Comunitario. +Lo primero que hice, como todo buen estudiante, fue lanzar estos caracteres en el bien ponderado y ayuda de búsqueda: Google. Y lo que resultó fue una enredo entre periodismo comunitario, civil, social y alternativo. Luego de leer algunas páginas, algunos libros y entremedio beber una “chelita” con mi hermana Jéssica…esto fue lo que concluí:
La identidad nacional, no sólo está construida a partir del estado, sino también de proyectos colectivos. Donde personas con intereses comunes puedan reunirse contribuyendo a la realidad social y, finalmente, a una identidad. Es lo que tal vez hacen los miedos de comunicación, que deben ser una forma de unir a la comunidad, al país. Comunicándolo entre sí proporcionándoles información desde Arica a Punta Arenas. Pero en la actualidad la venerable profesión del periodismo se encuentra en un raro momento de la historia donde, por primera vez, su hegemonía como guardián de las noticias es amenazado por las audiencias a la que sirve. Ante este postulado surge el concepto de periodismo Participativo, el cual es el acto de un ciudadano o grupo de ciudadanos que juegan un papel activo en el proceso de colectar, reportar, analizar y diseminar información. Éste se desarrolla donde hay poca o ninguna supervisión o flujo de trabajo periodístico formal de un cuerpo administrativo. Un ejemplo de esto son los blogs, que muchas veces han servido como fuente de información para dar a conocer aquellas noticias que han sido censuradas en grandes medios de comunicación, sobre temas como la guerra y atentados. Para este ejemplo también hay otra definición: Periodismo Ciudadano. Este consiste en que las personas tienen la posibilidad de enviar sus noticias, fotos, editar sus contenidos y aparecer publicados en portales visitados por miles de personas al día. Los medios de comunicación tienen un fuerte compromiso con la ciudadanía, pues deben representar a todo los grupos sociales, incluyendo a las minorías. Pero la nueva tecnología, junto con la conglomeración de medios y la globalización, está originando un periodismo que ya no está conectado a la construcción de comunidad, ni de identidad nacional.
Además, cada vez que se presenta un periodo significativo de cambios sociales, económicos y tecnológicos, ocurre una transformación en los medios de comunicación con respecto a la ciudadanía. De la misma manera, durante el golpe militar, el hecho de que se escondiera información y se prohibiera las convivencias, por una supuesta defensa del cristianismo conservador, moralidad castrense y anticomunismo; produce que “en la medida en que la gente no conversa sus experiencias, no comparte sus miedos y anhelos, tampoco puede elaborar memorias colectiva. Por sobre todo, no logra procesar los desplazamientos y resignificaciones que operan continuamente las memorias individuales”[2].
Así, luego del término de una dictadura, se hace impaciente la necesidad de la libre expresión en comunidad. Como los medios poco a poco, han podido desligarse de las limitantes originadas por el mando de Pinochet, surgieron otros nichos donde la causa se hace común y donde las personas quieran adherirse a causas por el bien de la comunidad y no de la individualidad. No sólo con respecto a temáticas políticas, sino también religiosos, culturales, sociales, etc. Naciendo el llamado y apasionado: PERIODISMO COMUNITARIO. Esta desconocida rama del periodismo, florece claramente por una necesidad social de la vivencia en comunidad. Para dar espacios a aquellos que no tienen voz e inspirar la libre expresión, sobre todo para aquellos grupos minoritarios. Aunque su nombre parece muy poco escuchado, la gran misión de este blog es ayudar a aquellas pymes periodísticas. Ya que, como futuros periodistas (aprovecho de hacer un llamado) debemos tener una tatuada labor de ayudar a la comunidad. Y no de continuar con el crecimiento hegemónico de medios de comunicación ya consagrados. Es por esto que “La Parte Por Todo” se propone a dar a conocer esos pobres, pequeños y periféricos medios de periodismo comunitario. Posteriormente, descubrí que esta área corresponde al periodismo social. La cual tiene por función, asumir por parte de la profesión, su responsabilidad en los procesos sociales, reflexionar sobre su papel en lo social y preocuparse por la búsqueda de soluciones. Su principal instrumento para enfrentar cualquier crisis social es profundizar en su trabajo periodístico: sumando nuevas fuentes, brindando más servicios, ampliando su concepto de “veracidad” y el propósito de promover activamente la acción en la comunidad. Porque, finalmente, la verdad que revelé al escribir este extenso texto, fue que el designio primerísimo del periodismo debería ser: suministrar a los ciudadanos la información necesaria para ser libres y poder gobernarse por si mismos.
[1] Poeta, dramaturgo y escritor. Nacido en Sao Luís de Maranhao, Brasil, en 1930.
[2] Lechner, Norbert (2002), Las sombras del mañana. La dimensión subjetiva de la política, Santiago de Chile: LOM Ediciones.